Termina la temporada de los picos cinematográficos anuales con la publicación de nuestra clasificación erótica del cine español. En el nuevo año, que se caracteriza por la mayor modestia, apenas hubo espacio para la alegría, por lo que es muy difícil hacer este diez de las películas más sexys de 2019, un año que llamaremos «que empieza».

10- Ventajas de viajar en tren Aritz Moreno

La película más revolucionaria del año nos trae una de las escenas de sexo más fuertes, donde Quim Gutiérrez -a quien no se le permite salir en los cines, ni siquiera en las aguas de Formentera- trata a Pilar Castro literalmente como una puta. No podemos olvidar el acto de Macarena García y el loco beso entre Luis Tosar y Ernest Alteir.

9- Lo dejo cuando quiera, Carlos Theron

Actúa como la agente Cristina Castagno, que interpreta a Ernest Sevilla, para conseguir otro papel cinematográfico para esta excelente actriz gallega. Pero la propia Sevilla es la que protagoniza la desnudez más devota de la película, deambulando con su aparición en una canción sobre la libertad con absoluta naturalidad… ¿dónde puedo encontrar estas pastillas?

8- Jesús te muestra el camino a la carretera, Miguel Lanso

Seguimos buscando un atisbo de erotismo en un año de absoluta cautela y ponemos rumbo al cine más experimental con esta extraña historia sin clasificar sobre una misión secreta de la CIA, donde la sensual Gerda Annette-Alikas muestra toda su fuerza además de «consistencia» .

7- Dolor y Gloria, Pedro Almodóvar

El personaje, interpretado por César Vicente -el catalizador del despertar sexual de Salvador Mala, el protagonista de la película- presenta uno de los actos completos más artísticos del año. Moreo-como Dios manda; de largo, con su lenguaje y todo-, entre Antonio Banderas y Leonard Sbaralia contiene más sexo que algunas películas que presumen de erotismo y que veremos a continuación en los altos puestos de este top.

6- Noche de dos meses de Miguel Ferrari

Para encontrar una desnudez total realmente fuerte, debemos valernos de una coproducción en la que la protagonista del drama social sobre el embarazo y su pareja están tumbados en la cama. Su cartel es uno de los más atrevidos y bonitos de la edición de 2019. Por cierto, la empresa española Malas Compañías PC SL ha sido protagonista de nuestra hot list en varias ocasiones.

5- Trinchera Infinita, de John Garagno, Aitor Aregi y Jose Marie Goenaga

Antonio de la Torre ya es un clásico a la hora de hacer swing, está presente en este top casi todos los años. En esta ocasión llevó el método de Stanislavski hasta sus últimas consecuencias y nos ofreció una erección temporal durante su jodienda con Belen Questa. Gracias a su demoledora actuación, este actor merece el Goya como p…

4- No me quieras, Luis Minyaro

Minyaro nos regaló su primer largometraje –estela cadente (2014) – una de las obras más eróticas de nuestro cine reciente (la sandía no se olvida). El productor y director vuelve a no escatimar desnudos, algunos de los cuales no pueden ser catalogados como «muchos pechos» por Lola Dueñas. Ingrid García Johnson reaparece en este top tras su actuación hermosa juventud. No podemos olvidar su provocativo cartel para Filmadrid.

3- Inocencia, Lucía Alemanni

Uno de los aciertos de este primer largometraje es que la directora Lucia Alemanni consiguió retratar con absoluta naturalidad y frescura la explosión sexual de Lisa (la gran revelación de Carmen Arufat), la protagonista de la película, que cae bajo la magia de una hermoso carrete interpretado por Joel. . Bosque. Su principal revelación frente a la opresión social de los pueblos del Levante es el llamado a la libertad.

2- Eliza y Marcela, Isabel Coishet

El sexo era parte esencial del romance narrado por Isabel Coixet, por lo que el erotismo está muy presente en las generosas acciones de las dos actrices protagonistas y la aplaudida escena del pulpo entre ellas. Desgraciadamente, a pesar de que la historia reclama una carga sexual más corpórea, más sucia, más terrenal que nos puede provocar piano (Jane Campion, 1993), Coixet elige los caminos de la estética vacía, y el erotismo se acerca más de lo necesario a la asepsia de la publicidad de perfumes.

1- Libertad, de Albert Serry

Sorprendentemente, la película más obvia de 2019 es quizás la menos erótica y sexualmente sincera. Se trata de sexo, pero no es una película porno, porque el ojo de Sir está constantemente atento a no molestar al espectador, lo que lleva a una completa provocación, porque es más un reflejo en los ojos que en el sexo. La degradación de las figuras se produce paralelamente al paso de la noche, lo que hace que las figuras se entristezcan al llegar el día, y con él su orden establecido (transición, que se refleja en la impresionante obra fotográfica de Arthur Torto).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí