te dejaremos con el filmando «Llegaron de noche», que se estrenó en el pasado Festival de Cine de Málaga y llegó a los cines el pasado viernes. La producción Tournesol et Bowfinger, que va muy bien, pues fue la décima película más vista del lunes y martes, con sólo 70 copias en circulación. Juan Acost nos cuenta cómo esta película cuenta la historia de los testigos de la masacre de los sacerdotes jesuitas en El Salvador. Además, también hablaron los testigos Lucía y su esposo, quienes hablaron del caso.

Reflejo de hechos que marcaron a toda una generación, la película, realizada entre España y Colombia, es, fuera del contexto político y social, la historia de los héroes, su lucha por la verdad y la justicia en un país en guerra y su deseo de superar este momento de horror. El país sudamericano ha acogido gran parte de la historia por la dificultad de filmarla en el propio El Salvador.

¿De qué estás hablando?

La mañana del 16 de noviembre de 1989, en plena guerra civil salvadoreña, seis sacerdotes jesuitas, profesores universitarios y dos empleados fueron asesinados en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) de San Salvador. El reportaje tiene un impacto internacional inmediato, porque además de la barbarie entre los sacerdotes asesinados está el prestigioso intelectual Ignacio Elacuria.

La posición de los jesuitas de la UCA fue inigualable en la mediación de un previsible acuerdo de paz, y su espíritu impecable fue la herramienta ideal para poner fin a décadas de cruenta guerra.

El gobierno culpó de inmediato a la guerrilla del FMLN, pero un testigo negó la versión oficial. Su nombre es Lucia Barrera de Cerna y trabaja como limpiadora en la UCA. Esta noche vio quiénes eran los verdaderos asesinos: los militares. Su testimonio será fundamental para esclarecer la verdad y administrar justicia, pero también cambiará su vida y la de su familia para siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí