Con su ópera prima, es un reconocido director de cortometrajes Elena López Rivera logró entrar en la selección de la Quinzaine des Réalisateurs, el festival de cine más importante del mundo.

Su película examina las inundaciones de Oriwell desde un punto de vista mágico y esotérico. La joven heroína de su historia, que descubre la sexualidad, vive con su madre y su abuela, dando gran importancia al medio rural. Todo ello, unido a la especial forma de disparar, nos recuerda a obras como «Libertad», «Alcarràs», etc., sin encontrar nada nuevo en esta obra.

La técnica de insertar conversaciones con mujeres o imágenes de un teléfono móvil puede aumentar la curiosidad de la audiencia, pero la presentación de estas imágenes llevará un poco más de tiempo porque la curiosidad puede generar malentendidos.

El agua es la parte principal de la trama, hay comentarios constantes sobre las mujeres que murieron en las inundaciones, en un momento, escuchando la fecha y el santo, escuchamos todas las inundaciones que sucedieron en la ciudad. Por lo tanto, la tensión se crea al tratar de entender qué papel juega el agua y cómo afecta a los personajes principales. La trama mágica de la trama quiere hacernos entender que la naturaleza puede ser dominada por el ser humano, en este caso el protagonista.

Por el lado del casting, dos actrices profesionales (Niv de Medina y Barbara Lenny) verán un equipo de actores no profesionales cuyos papeles son magníficos. Esta conexión parece imposible, como si fuera agua y aceite, o, como en la última película de Daniel Guzmán, Canallas.

Nota: 5.5.

Cannes infiltrado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí